ALEGRA TU COMUNICACIÓN

La alegría le da sabor a nuestra comunicación, contagia entusiasmo y gozo que se entremezclan con nuestras palabras y nuestras actitudes; no debemos dejar de sazonar nuestra vida con ella y de transmitirla a los demás.

 Mi amiga Margarita es una persona alegre, le pone tan buena actitud a la vida, que es capaz de superar cualquier circunstancia adversa con esa fuerza interna que le permite sentirse satisfecha por encima de las circunstancias.

Nunca falta una sonrisa en su rostro, ve el lado positivo de las cosas y es capaz de comunicar su alegría interior como una luz que irradia sobre la oscuridad.

Además es capaz de transmitir una actitud serena, pues confía en Dios y valora todo lo que la rodea. Disfruta de lo simple y lo cotidiano y es capaz de deleitarse profundamente observando un atardecer, un concierto de pajaritos o un parque lleno de niños.

Personas como ella reflejan la alegría que proviene del interior de su ser, reflejan paz y satisfacción interna, en su mente y en sus emociones, por eso les es fácil comunicarla, pues quienes la perciben se dejan contagiar por ella.

Aquí van seis puntos específicos que te ayudarán a mantener una actitud alegre:

  •  Aprende a contentarte con lo que eres y lo que tienes. No estés comparándote constantemente con otros o deseando lo que otros tienen, valora lo tuyo, aprecia tus dones y talentos.
  • Sé agradecido. Es fundamental apreciar lo que Dios nos da cada día, la luna en el cielo, una mirada amable, todos esos pequeños detalles que hacen que la vida sea llevadera.
  •  Confía en Dios. Quienes confían en Dios, llenan su corazón de paz y gozo que pueden irradiar a otros.
  •  No seas mezquino con tu sonrisa. Una sonrisa hermosea el rostro y comunica más que mil palabras; no dejes de obsequiársela a los demás.
  •  No te concentres en tus circunstancias. No mires lo que te pasa y lo que te molesta todo el tiempo. Cuando uno enfoca sus pensamientos en enfermedades, dolencias, amarguras y rencores, está alimentándose de enojo y tristeza interior. Mira por encima de lo tuyo y haz más por los demás.
  •  Sé un dador generoso. Quienes dan se sienten alegres. Cuando contribuyes en favor de alguien que sufre, cuando compartes tu tiempo o tus bienes, cuando haces cosas en beneficio de los demás, te sientes bien en tu interior simplemente porque es mejor dar que recibir.
Anuncios

One response to this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: