10 FRASES FAMOSAS SOBRE SABER ESCUCHAR

En esta ocasión te presento 10 frases famosas referentes a la escucha. Espero que medites en ellas:

1. Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar.

2. Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar. (Winston Churchill)

3. Para saber hablar es preciso saber escuchar. (Plutarco)

4. Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento. (Proverbio italiano)

5. La diligencia en escuchar es el más breve camino hacia la ciencia. (Juan Luis Vives)

6. Nada es fácil ni tan útil como escuchar mucho. (Juan Luis Vives)

7. Una persona aburrida es la que habla cuando deseas que te escuche.

(Ambrose Bierce)

8. Es de sabios aprender a callar para poder escuchar  (Ximesol)

9. Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y acallar cuando no tengas nada que decir.

(Johann Kaspar Lavater)

10. Lo mejor para motivar a una persona es escucharla. (Anónimo)

ARTÍCULOS RELACIONADOS

12 frases famosas sobre comunicación 

Anuncios

¡APRENDER A ESCUCHAR!: BASE DE UNA COMUNICACIÓN ADECUADA

Pasamos gran parte de nuestro día comunicándonos con otras personas. Sin comunicación no hay relación, pues ella es el fundamento. Para construir la base de una buena comunicación es imprescindible aprender a escuchar.

Las redes sociales, la TV, el internet, los celulares y los videojuegos nos están quitando ese tiempo tan valioso para desarrollar la comunicación interpersonal.

Las palabras de aliento, dos oídos atentos a escuchar, una palmada en la espalda, un gesto de aprecio, son, a pesar de tanta tecnología, tremendamente necesarios en nuestra vida.

Desarrollar una buena comunicación es clave para que niños, jóvenes y adultos mantengan relaciones edificantes y enriquecedoras a lo largo de su existencia.

¿Qué no es comunicación?

No es comunicación hablar por hablar, ni expresarse sin ser atendido y entendido, por ejemplo, si te pones a decir algo en tu casa, y nadie te está prestando atención, no te estás comunicando.

¿Entonces qué es comunicación?

La comunicación es poner en común, es usar una doble vía de intercambio de información que va de una persona a otra y luego regresa en un intercambio dinámico de palabras, gestos, tonos y posturas.

El dar órdenes en la casa o la oficina tampoco es comunicación, pues una verdadera comunicación implica escuchar atentamente y comprender los sentimientos de quien nos habla, aceptándola como es.

¿Por qué entonces usamos mucho tiempo recargando nuestras palabras con sermones, críticas y órdenes?

Pues sencillamente porque no logramos aceptar a los demás, y no lo hacemos porque no estamos atentos cuando los escuchamos. Tenemos la cabeza cargada con lo que queremos decir, sin dar lugar a comprender lo que nos dicen.

Cuando una persona se siente sinceramente aceptada por otra, desea crecer, mejorar e incluso cambiar, pues está dispuestas a desarrollarse más. Por eso es tan importante escucharles y comunicarles nuestra aceptación.

Y esto no es sólo un asunto de palabras, pues nuestros tonos de voz, nuestras expresiones faciales, nuestras miradas, hablan mucho más que las propias palabras.

Un ejemplo

Mamá está ocupada alistándose para ir a trabajar. Su hijo se acerca y le dice:

-“Mamá, la profesora me mandó una anotación”

-“Ya sabía yo que las cosas andaban mal (responde la madre con un gesto agrio y con voz airada), ¡Vete a tu cuarto porque estás castigado!

En este caso, la madre intercambió palabras con su hijo, pero no se comunicó. Lo correcto hubiera sido, preguntar, indagar sobre los sentimientos de su hijo:

-“Mamá, la profesora me mandó una anotación”

-¿Una anotación? (responde la madre mirando a su hijo calmadamente).

-Sí mamá, lo que pasa es que olvidé llevar mi libro de matemáticas.

-¿Y por qué lo olvidaste querido?

-Es que anoche me distraje mirando la TV, y no me fijé bien en el horario.

-Ya veo, y ¿crees que eso estaba bien?

-No mamá, sé que no estaba bien, la próxima vez tendré más cuidado.

-Está bien mi amor, confío en que lo harás…

En este caso la mamá no emitió juicios. Se limitó a escuchar e hizo algunas preguntas para que su hijo reflexione sobre el problema.

El muchacho se queda con el mensaje: “Mi mamá me escucha, mi mamá me comprende, mi mamá confía en que lo puedo hacer mejor”

Los padres que deseen comunicarse abiertamente con sus hijos deben prepararse para escuchar incluso las cosas que podrían parecerles amenazadoras.

Las personas necesitamos comunicar no sólo los aspectos positivos de nuestra vida, sino también los que son difíciles y problemáticos.

Dos oídos atentos acompañados de una buena actitud harán la diferencia, porque escuchar con atención es la base primordial para una buena comunicación.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Si sabes escuchar puedes liderar 

Escucha cada vez más

12 FRASES FAMOSAS SOBRE COMUNICACIÓN

En esta ocasión te presento 12 frases famosas referentes a la comunicación. Espero que las disfrutes y que te ayuden a reflexionar:

1. “Cuando alguien habla demasiado, sus palabras suenan sin oírse.” (Konrad Adenauer).

2. “Encanto más talento más una ligera informalidad, le ayudarán mucho al principio; pero al final de cuentas, es la brevedad la que conquista el corazón del público.” (R. Cheney).

3. “La discreción en el hablar importa más que la elocuencia.” Baltasar Gracián

4. “No hables sino cuando estés perfectamente instruido o cuando te veas obligado a romper el silencio. Sólo en este caso vale más hablar que callar; fuera de éste, más vale callar que hablar.” (Isócrates).

5. “Para hacerse comprender lo primero que hay que hacer con la gente es hablarle a los ojos.”

6. El que mucho habla, mucho yerra; callar a tiempo es de sabios. Prov. 10:19 (Biblia, VP).

7. “Pon tu corazón, tu mente, tu intelecto y tu alma incluso en tus más pequeños actos. En esto reside el secreto del éxito.” (Swami Sivananda).

8. “Recuerde que no basta con decir una cosa correcta en el lugar correcto, es mejor todavía pensar en no decir algo incorrecto en un momento tentador.” (Benjamin Franklin).

9. “Siempre hay tiempo para soltar las palabras, pero no para retirarlas.”

10. “Si no sabéis comunicar bien con los demás, no sabréis convencer ni motivar. Si no sabéis comunicar estaréis mal informados y no podréis dirigir ni controlar con eficacia.” (Robert Papin).

11. El imprudente habla mal de su amigo; el prudente guarda silencio. Prov. 11:12 (VP).

12. “Aprendamos a decir las cosas con presteza, claramente, de forma sencilla y con una determinación serena: hablemos poco, pero con claridad; no digamos más que lo que es estrictamente necesario.” (Emile Coué).

SI SABES ESCUCHAR PUEDES LIDERAR

Un buen líder debe aprender a desarrollar el arte de escuchar con atención. Esta historia que leí en una publicación del pastor Carlos Rey*(1), en la que cita una excelente historia China, se acomoda muy bien al artículo de hoy.

En la China del siglo tercero el rey Ts’ao envió al templo a su hijo, el príncipe T’ai, a estudiar bajo la tutela del gran maestro Pan Ku. Ya que el príncipe habría de suceder a su padre como rey, Pan Ku tenía la responsabilidad de enseñarle al muchacho los requisitos para ser un buen líder. Cuando el príncipe llegó al templo, el maestro lo mandó a que fuera al bosque Ming-Li. La tarea consistía en que fuera solo, se quedara allí un año y luego regresara al templo y describiera el sonido del bosque.

Un año después T’ai regresó y Pan Ku le pidió que describiera todo lo que había logrado escuchar.

—Maestro —le dijo el príncipe—, oí el canto del cucú, el susurro de las hojas, el zumbido del colibrí, el chirrido del grillo, el murmullo de la hierba, el zumbido de la abeja, y el murmullo y el aullido del viento entre los árboles.

Al oír esto, el maestro le dijo que volviera al bosque a ver qué más podía escuchar. La insistencia del maestro dejó enojado y perplejo al príncipe. ¿Acaso no había ya percibido todos los sonidos del bosque?

Día y noche el príncipe se quedó sentado en el bosque escuchando, pero no logró percibir más sonidos que los que ya había identificado. Por fin una mañana, mientras permanecía sentado en silencio debajo de los árboles, comenzó a escuchar algunos sonidos apenas perceptibles, diferentes de los anteriores. Cuanto más se esforzaba por escuchar, más claros se hacían los sonidos. Se sintió como si hubiera hecho un gran descubrimiento. «Estos seguramente son los sonidos que mi maestro quería que yo escuchara», pensó.

Cuando el príncipe regresó al templo, el maestro le preguntó qué había escuchado.

—Maestro —le contestó respetuosamente el príncipe—, mientras estaba concentrado escuchando, pude oír lo inaudible: el sonido de las flores al abrirse, el sonido del sol al calentar la tierra y el murmullo de la hierba al beber el rocío de la mañana.

El maestro asintió con la cabeza y le dijo:

—Oír lo inaudible es una disciplina que hay que cultivar para ser un buen líder. Pues sólo entonces —después de aprender a escuchar con suma atención el corazón de su pueblo, de modo que percibe los sentimientos que no han expresado, el dolor que no han comunicado y las quejas que no han expuesto— es que el líder puede lograr inspirarles confianza, comprender cuando algo anda mal y satisfacer sus verdaderas necesidades.*

Es importante aprender a escuchar más allá de las emociones de momento y de lo superficial. Un buen comunicador debe tomarse el tiempo necesario para comprender con claridad y por encima de las circunstancias.

*(1) https://mail.google.com/mail/u/0/?shva=1#label/hermano+Pablo/13c677a826bd8481

*(2) W. Chan Kim y Renee A. Mauborgne, «Parables of Leadership» (Parábolas de liderazgo) Harvard Business Review, Julio-Agosto, 1992, p. 124.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿De veras sé escuchar?

Escucha cada vez más 

AÑO NUEVO, METAS NUEVAS

Alguien dijo que cuando se acerca el año nuevo nos podemos dar cuenta, más que en ningún otro momento, que jamás podremos retroceder el tiempo. Por eso es importante tener claro lo que este nuevo año debemos lograr comunicar.

Cada fin de año podemos recordar lo que hicimos, pero no podemos hacer en un día todo lo que no hicimos en el transcurso del año que pasó.

Sin embargo, podemos avanzar hacia el nuevo año con un plan para mejorar nuestra comunicación.

Tengo aquí cinco sugerencias importantes para que puedas incluir en tus planes para ser un buen comunicador.

  1. Acércate más y demuestra tu amor a tus seres queridos. Mostrar interés por cada uno de los miembros de tu familia te ayudará a escucharlos y a entenderlos más.
  2. Perdona a alguien. Es importante perdonar ofensas y heridas que alguien que amamos nos causó. Al estar libre de rencor te comunicarás mejor.
  3. Construye una nueva amistad este año. Haz mayor amistad con tu hijo, con tu vecino, con un compañero de trabajo, con una familia conocida, en fin…
  4. Ayuda a otros. Sé servicial, ofrece tu mano a alguien que esté deprimido, no será difícil encontrar a alguien que necesita ayuda.
  5. Anima a alguien. Animar es muy importante para dejar un granito de arena en este mundo, pues estimula a seguir adelante.

Me despido de ti esperando que Dios bendiga abundantemente tu nuevo año.

EL RIESGO DE SER UN BUEN COMUNICADOR

 No todo el mundo se atreve a correr el riesgo de ser un buen comunicador. La mayoría prefiere dejar que las cosas sigan su curso y se dejan llevar por las circunstancias. Pero un buen comunicador se entrena y se prepara para serlo.

Leí acerca del austriaco, Felix Baumgartner,  que el 14 de Octubre de 2012, a sus 43 años de edad, exmilitar y paracaidista, se lanzó en caída libre desde los 39,068 metros de altura.

Aunque pareciese que esa hazaña era una imprudencia, o el  resultado de una actitud irresponsable, no lo fue en absoluto.

Él, ex militar y paracaidista, se entrenó desde sus 16 años. Desde enero de 2010 se preparó para vencer este reto con lanzamientos un poco más sencillos.

 Además de romper el récord mundial de caída libre, ha sido el primer ser humano en romper la barrera del sonido, sin apoyo mecánico y en caída libre.

Los llamados “deportistas de alto riesgo” corren todos esos riesgos porque se preparan y entrenan durante años, invierten horas de preparación, se abstienen de muchas cosas y se preparan incansablemente.

El resultado es muy alto, pues superan récords mundiales, sorprenden al mundo con sus acciones y logran alcanzar lo que soñaron.

Eso mismo le debe pasar a un buen comunicador. Debe invertir mucho tiempo y esfuerzo en prepararse para comunicarse eficientemente.

Serán horas de preparación, de buscar superar los errores, de aprender a escuchar, de ser cauto y prudente con las palabras, de practicar el lenguaje no verbal y de aprender de los errores.

El riesgo que debe tomar un comunicador no consiste en lanzarse a ciegas a la aventura de comunicar. Se trata más bien de planificar su comunicación, de tal manera que logre que su relación con las personas de su entorno sea óptima.

La comunicación es un arte y todo buen comunicador debe tomar el riesgo de crear relaciones renovadas, frescas y efectivas.

Artículos relacionados

Cinco claves para comunicarte con éxito

Contrólate y comunícate mejor 

UN BUEN COMUNICADOR SABE TRABAJAR EN EQUIPO

Trabajar en equipo produce resultados increíbles. Un buen comunicador debe aprender este arte que es imprescindible para hacer que las relaciones sean de calidad y para lograr cohesionar un buen equipo.

 Si trabajas con esfuerzo verás muy buenos resultados, sin importar si estás formando un equipo de futbol, un equipo de trabajo o a tu propia familia.

 Te planteo 6 puntos importantes que debes tomar en cuenta para formar un buen equipo:

 1.     Sé un buen líder:

Un líder debe inspirar con su ejemplo a los demás miembros de equipo. Debe crear y mantener dinamismo y aprender a mantener un buen ambiente para el desenvolvimiento de todos.

Provee altos valores, compromiso, entrega y servicio. Además motiva a los demás miembros del grupo, los valora, los apoya, y mantiene una actitud positiva.

El líder del equipo debe poseer los conocimientos necesarios para crear y mantener un ambiente de trabajo positivo y motivar e inspirar a los miembros del equipo a que asuma una actitud positiva para trabajar y comprometerse mucho.

Un líder de equipo eficaz promoverá un alto nivel de moral y hace que los miembros del equipo se sientan apoyados y valorados.

2.     Sé un buen comunicador:

Un buen equipo debe tener miembros que se sientan libres para expresarse, deben hablar de sus sueños, de sus metas de sus planes, de sus iniciativas, además de compartir ideas y puntos de vista.

Tú da el ejemplo comunicándote con calidad.

3.     Establece roles:

Qué mejor forma de cohesionar al equipo si cada uno sabe el rol que debe cumplir. Cada miembro del equipo es la ficha clave de un gran engranaje, y eso debe saber cada uno de los integrantes.

Al conocer su rol, cada miembro se hará responsable del papel que le corresponde desempeñar, y tú como líder los alentarás para que lo hagan de la forma más eficiente.

  1. 4.     Establece metas

Las metas dan orientación al equipo, le otorgan un norte, un rumbo a seguir. Además les ayuda a esforzarse y a mirar hacia adelante.

  1. 5.     Trabaja en la resolución de conflictos.

No importa cuán bien trabaje el equipo, los conflictos siempre se presentan. Pero tú como comunicador estás preparado para enfrentarlos. Sabes que el diálogo abierto es el mejor camino para resolverlos.

Como líder, debes mediar entre dos personas en conflicto y enseñarles a expresarse y a escucharse mutuamente, apuntando siempre a un acuerdo coherente.

  1. 6.     Sé el mejor ejemplo

Si quieres sacar lo mejor de cada uno de los miembros de tu equipo, comienza tú a dar lo mejor de ti. Muéstrales tu compromiso, tu entrega, tu servicio y tu optimismo.

Además no debes negarles tu apoyo cuando lo necesitan y evita la crítica y el negativismo.

Planifica ser un buen comunicador, entrénate en el arte de trabajar en equipo, y te aseguro que cosecharás excelentes resultados.

Artículos relacionados

Planifica ser un buen comunicador

Un comunicador servicial