Posts Tagged ‘buena comunicación’

Comprender es clave en una buena comunicación

Comprender es un arte que facilita las buenas relaciones. Es la oportunidad de conocer a la otra persona y es la clave de una buena comunicación.

Para entender a los demás es necesario conocer su carácter y manera de pensar, sus preferencias, su experiencia, sus gustos, sus aficiones y sus necesidades, este interés por el otro es el que  desarrolla nuestra capacidad de comprensión.

Comprender requiere el desarrollo de algunas habilidades necesarias para comunicarnos con efectividad ¿Cuáles son?

  • Desarrolla interés por la otra persona. No minimices tu conversación a temas superficiales y de poca importancia. Pon interés real en los asuntos y problemas de tu interlocutor.
  • Valora los pensamientos e ideas de la otra persona. No olvides que las personas  que se acercan a ti tienen algo importante que decirte, dales tú también esa misma importancia.  
  • Usa palabras de apoyo. Las palabras de apoyo son aquellas que utilizamos para hacerle comprender a nuestro interlocutor que le estamos prestando atención. “¿De veras?”, “Vaya”, “No me digas”, “Qué interesante”, etc.
  • Haz preguntas de interés y de aclaración. Interés en comprender mejor el asunto que estás compartiendo, y hacer preguntas de aclaración te ayudará a no cambiar el sentido de lo que se te está expresando.
  •  Aprende a ceder. Es también aprender a aceptar que no sólo tu opinión es válida. Cuando existen ideas encontradas tu actitud debe ser conciliadora, ya que se trata de estrechar y solidificar tus relaciones interpersonales.
  • Sé sincero. Expresa tus valores y puntos de vista luego de escuchar a tu interlocutor. No se justifica el callar para no herir o el aceptar todo a fin de no quedar mal. Decir lo que piensas con delicadeza y claridad es muy importante.

 

Artículos relacionados

Cómo ayudar a otros a comunicar sus ideas 

Escucha cada vez más

Anuncios

PACIENCIA: CLAVE DE UNA BUENA COMUNICACIÓN

La paciencia es uno de los mejores regalos de aprecio que podemos mostrar a otro ser humano. Ella nos permite entender, escuchar y comprender, de tal manera que nuestra comunicación queda enriquecida  con este elemento clave.        

No cabe duda que hoy en día la impaciencia nos roba el gozo de comunicarnos con efectividad. La presencia acechante de impaciencia en nuestras actitudes y expectativas corta nuestras relaciones de comunicación.

Las actitudes impacientes sólo alientan la confrontación y los malentendidos, pues es imposible escuchar y entender cuando estamos cargados de impaciencia.

Pero pasa todo lo contrario cuando desarrollamos paciencia, pues ella nos ayuda a poner atención a nuestros interlocutores, nos ayuda a tomar interés en los detalles y nos ayuda a tomar una actitud comprensiva.

Pero qué difícil se hace lograr ser paciente en una época caracterizada por la prisa para hacer, para llegar, para resolver asuntos, para cumplir citas y compromisos y para lidiar con los problemas de cada día.

¿Qué podemos hacer para desarrollar paciencia y mejorar nuestra comunicación con nuestros seres queridos?

  • Evita saturarte de actividades y compromisos, debes anotar tus actividades prioritarias y concentrarte sólo en ellas, pues las muchas actividades producen ansiedad y prisa, quedando poco tiempo para la buena comunicación.
  • Aprende a decir No cuando ya estás al tope de tus actividades y compromisos, pues debes ser celoso del tiempo que dedicas a comunicarte con tus seres queridos.
  • Sé tolerante al realizar tareas con otros, no te comportes exigente ante su falta de destreza o pericia para realizar las cosas.
  • Aprende a explicar y  a enseñar la manera de hacer las cosas; si logras que te entiendan habrás avanzado mucho en tu comunicación.
  • Recuerda que nada ganas con desesperarte, antes de reaccionar debes darte tiempo para escuchar, razonar y en su momento actuar o emitir tu opinión.
  • Aprende a redimir el tiempo en los lugares en los que te lo hacen perder: lleva siempre un libro; una revista, o una actividad manual que te ayude a redimir el tiempo en una fila o en una sala de espera.
  • Cuenta entre tus actividades el hacer favores cotidianos a tus familiares y compañeros. Si cuentas esta actividad como fija la realizarás con gusto, evitando hacer cosas de mala gana.

No cabe duda que la paciencia siempre le otorga recompensas a nuestra comunicación: mantiene y mejora las relaciones con la pareja, los hijos, los amigos y los compañeros, permitiendo desarrollar relaciones sólidas y duraderas.

Si logras desarrollar paciencia podrás afrontar las contrariedades conservando la calma y el equilibrio necesarios para comprender mejor a los demás, tomando una actitud tolerante y comprensiva.

Moderar tus palabras y conducta es parte esencial de la paciencia, que se constituye en la ficha clave en tus relaciones y tu comunicación.

.Artículos relacionados

Contrólate y comunícate mejor

5 Mandamientos para una buena comunicación